La madera, el material de construcción menos contaminante

Utilizando productos de madera luchamos contra el cambio climático y el efecto invernadero

El uso de productos de madera es una de las mejores maneras para colaborar en la lucha contra el cambio climático y el efecto invernadero.

¿Por qué?

Por un lado, no se necesita energía para producir madera; mediante la fotosíntesis los árboles captan CO2 de la atmósfera y agua del suelo, y con los rayos del sol se transforman en oxígeno y materia orgánica, la madera.

Por otra parte, en los procesos de transformación de la madera hasta los productos finales (puertas, muebles, etc.) se utiliza una cantidad de energía mucho menor que en los mismos procesos con otros materiales.

La madera es reciclable y valorizable

La madera se puede reciclar durante todo su ciclo de vida.

También podemos valorizarla empleándola como biocombustible para obtener energía o para producir abono natural, más conocido como compuesto

La madera es un reservorio de CO2

Existen en la tierra diferentes reservorios o almacenes que retienen el CO2 de manera temporal. Es lo que se conoce como ciclo del carbono.

Los árboles son uno de estos reservorios; captan CO2 de la atmósfera a través de la fotosíntesis; mediante este proceso pueden llegar a incorporar a su propia estructura hasta 900 kg de CO2 por cada m3.

Este “secuestro” permite reducir los niveles de CO2 atmosférico con consecuencias muy positivas para el medio ambiente.

La gestión forestal sostenible

A menudo se cree que la extracción de madera a partir de la tala de bosques causa graves problemas ambientales, como la deforestación.

La realidad es muy diferente, ya que la principal causa de la deforestación son los cambios de uso del suelo (para cultivar, para pacer, para establecer pueblos, etc.).

Cabe destacar que siempre que se lleve a cabo una gestión forestal sostenible, el riesgo de deforestación es nulo.

¿En qué consiste la gestión forestal sostenible?

La extracción de madera de las masas forestales siguiendo una gestión sostenible permite su total regeneración de modo que la masa forestal no se ve reducida.

¿Por qué tenemos que utilizar la madera?

La producción y el proceso de transformación hace de la madera el material de construcción con menor emisiones de gases responsables del efecto invernadero.

La madera es totalmente reciclable y valorizable.

La madera es un reservorio de CO2; participa en la mejora de problemas como el cambio climático y el efecto invernadero.

La gestión forestal sostenible permite que la masa forestal no se vea reducida en ningún momento.

El uso de productos de madera siguiendo una gestión sostenible de los bosques posibilita una mayor captación del CO2 de la atmósfera y mejora aún más los problemas ambientales globales.

Los materiales de origen natural como la madera son ideales para implementar una economía circular.

LA MADERA, UN REGALO PARA LA NATURA (PDF)

El uso de productos de madera es una de las mejores maneras para colaborar en la lucha contra el cambio climático y el efecto invernadero.